¡Ser mujer no es una tarea fácil! Más allá de un rol, representar al género femenino sí que “tiene su chistecito”. Sin embargo ser mujer y madre, es doblemente una responsabilidad a la que le requieres poner atención día a día.

Hay madres de familia y amas de casa, aquellas que cumplen el papel de papá y mamá a la vez y aparte se encargan del hogar. O también las que son madre, ama de casa y profesionista. Posiblemente te encuentres en una de estas “categorías” y sepas lo que cada una conlleva, ¿verdad?

-“Carlos, ya levántate”
-“Jesús, faltan 5 minutos; apúrale, vamos tarde”.
-“Pedro, ¿por qué no te comiste el sándwich?
-“¿A qué hora te vas a meter a bañar, Pablo?”
-“Amor, ¿qué vas a querer cenar?”
-“Sí Licenciado, este martes estará listo el reporte”.

Seguramente reconoces algunas de estas frases y las consideras parte de tu vida, inclusive hasta rutinaria. Pero, ¿por qué no darte un tiempo para ti? ¿por qué no tomar un pequeño espacio entre tus días y regalártelo? Como ser humano, es sano contemplarlo por lo menos una vez al mes para alimentar tu espíritu.

Por ello pensando en consentirte, amarte, cuidarte o chiquearte, aquí hay algunas actividades que puedes retomar cuando tú quieras. Recuerda, esto con el fin de sanar poco a poco tu ser y reconocerte como todo lo que eres en esta vida:

1.- Planea un viaje corto para ti: ¿Qué te parecería buscar algún destino cercano, tomar el coche e ir por tu propia cuenta? Tal vez esto puede funcionar para que te reencuentres con la naturaleza, nades en la playa o en la piscina y disfrutes de lo que hay alrededor.

2.- Escribe por las mañanas: Al despertar toma una libreta, un lápiz o lapicero y prepárate para escribir todo lo que desees. Puede ser desde un poema, una historia pequeña o hasta tomarlo como un diario donde recuerdes lo del día anterior. Puede apoyarte para externar muchas cosas que tienes guardadas dentro de ti.

3.-Lee: No tiene mucha ciencia, leer es simplemente tomarse la oportunidad de seleccionar un libro y ser constante. Puede ser alguno que te recomienden, uno que hayas visto desde una película o el que sea de tu agrado. Esto también puede funcionar a la hora de la comida durante tu trabajo o después de tomar un rico baño por las noches.

4.-Toma un baño de tina y relájate: Una de las cosas más placenteras es pensar en esto: Tina con agua calientita, inciensos, velas, pétalos de rosa, espuma y música en el baño…¡uffff! Pues no estaría mal pensarlo para estar relajadita y disfrutar por unas dos horas. Y si no tienes tinta, puedes ir a un hotel y reservar una habitación para ti solita. ¡No lo pienses más!

5.-Práctica meditación: Una forma muy inteligente y alternativa de sanar, es meditando. No es necesario que seas un conocedor o profesional, sólo consiste en relajarte, tomar una postura indicada en un área de silencio total; cerrar tus ojos y conectarte contigo misma. Asegúrate de estar en una zona, donde no haya distractores. ¡Será una experiencia única!

6.-Dibuja y colorea: Quizá pienses que esto “ya no es para ti”. Pero aunque te suene un poco raro, volver a alimentar a tu niña interior te resultará una actividad bastante nutritiva. Además, dibujar y colorear te mantendrá en calma y sin preocupaciones.

7.-Busca algo lindo o sexy para una noche especial: Tengas o no tengas con quién, si te das la oportunidad de esta actividad quizá hasta recuerdes lo hermoso que es ser mujer. Verte atractiva, linda y en sincronía con tu belleza te pondrá muy de buenas. Y mejor aún si tienes con quién; si no, no te preocupes, verte en un espejo puede servir como algo que redescrubras.

8.-Escucha tu música favorita: Ya sea en el coche, en la oficina, en casa o donde lo elijas…¡esto te encantará! Y no sólo eso, pues escuchar música podrá ser nutritivo para ti y hasta te pondrás a cantar. ¿Qué tal algo de tu infancia o canciones de tu adolescencia? ¿O quizá algún mantra de relajación?


9.- Cocina para ti misma: Si ya lo haces para tus hijos y tu esposo, ¿por qué no hacerlo para ti misma? Un espagueti a los tres quesos, una pizza hecha por ti misma, una sopa de mariscos o una crema de zanahoria con curry; muchas pueden ser las opciones, pero la idea es que te consientas tú solita con aquello que has querido probar o extrañas.

10.- Ve solita al teatro o al cine: Quizá te resulte extraño la primera vez, pero va a ser un motivo para querer hacerlo más de una ocasión. Te compras tus palomitas, entras a la función y ¡a disfrutar! No te compliques, es muy fácil.

Pues ya lo sabes, hay tantas y muchas cosas que puedes hacer para ti misma y sólo de ti dependerá que realmente lo cumplas. ¿Qué otras opciones tienes en mente? Si tienes más ideas qué sugerir, escríbelas en la casilla de abajo. ¡Nos encantará saber tu opinión!

Comments (4)

  1. UNA LARGA CAMINATA SIN CELULAR, EN UN PARQUE O EL CAMPO, PARA OXIGENAR LA MENTE Y OLVIDAR POR UN MOMENTO QUE SOMOS MAMÁS, ESPOSAS, AMAS DE CASA Y MUJERES TRABAJADORAS. EN LO PERSONAL CUANDO TOMO VACACIONES ANHELO UN DIA SOLAMENTE PARA MÍ, Y EN ESTE PERIODO VACACIONAL ESTOY DECIDIDA A HACERLO, NO ES SER EGOISTA, ES CUIDAR Y SANAR TU ESPIRITU

    1. ¡Son muy buenas ideas Aleyda! Darte tiempo a ti misma es saludable

  2. El simple hecho de descalzarte, mirar al cielo, abrazar un árbol y darle un gran abrazo a tu mascota, te relaja y te descarga muchísimo cuando estas estresada.
    Aprovecho para enviarles un saludo a todos.

    1. ¡Hola Emigdia! También son muy buenas tus ideas. ¡Excelente aportación! Muchas gracias y síguenos leyendo. ¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *